La historia de -El Charco de San Ginés-

09-02-2018

La historia de -El Charco de San Ginés-



Foto: Balou45

Pocas personas se imaginan que en un destino caracterizado por los volcanes y los paisajes agrestes pueda existir un oasis como el de El Charco de San Ginés. Esta laguna, situada en la ciudad conejera de Arrecife, ofrece una idílica estampa: decenas de barcas de pescadores, casitas que se reflejan en las tranquilas aguas, un paseo marítimo que invita a relajarse… Hoy Payless, tu rent a car barato en Lanzarote, te cuenta cuál es la historia detrás de El Charco de San Ginés. ¡Descúbrela y recuerda visitarla con tu coche de alquiler en Lanzarote!

El Charco de San Ginés se encuentra en el corazón de Arrecife y es la puerta de entrada al casco histórico de la ciudad. Su origen se remonta a seis siglos atrás. En aquel entonces, el charco se conformó como un pequeño puerto pesquero natural que permitía que los barcos se cobijaran de los embates del mar, en un entorno tranquilo y seguro. Aquí llegaban los cargamentos de provisiones, indispensables para proveer a la isla de alimentos e incluso de agua. Es importante señalar que en el año 1400 la capital de Lanzarote era Teguise, y que Arrecife no era sino una zona de paso. No obstante, la creciente importancia del charco, así como el clima más amable y las mejor conexión por carretera, hicieron que Arrecife se fuera consolidando como la urbe más importante de la isla. Poco a poco, los ataques piratas fueron disminuyendo y el Castillo de Guanapay, la principal fortaleza de Arrecife, se fue transformando en un elemento arquitectónico lleno de historia. A su vez, en 1630 surgió la Parroquia de San GInés, lo que terminó de dar el impulso a la ciudad para que se convirtiera en capital, hecho que ocurrió en el S.XIX

Hoy en día, el Charco de San Ginés da la bienvenida a todos los turistas que desean explorar las calles y rincones de Arrecife. Junto a él es posible encontrar multitud de comercios, tiendas, cafeterías y restaurantes, lo que lo convierte en una zona perfecta para descansar y pasar unos días de ocio y relax. Fotografiar sus casitas blancas, pasear por la orilla mientras se observa la actividad frenética de los pescadores y deleitarse con una bonita puesta de sol es solo algunas de las maravillas que podrás contemplar si te diriges aquí con tu rent a car barato en Lanzarote. ¡No pierdas la oportunidad y descubre una de las bellezas más mágicas de la isla conejera!